Planeta azul

El Marte antiguo fue un lugar muy diferente al de hoy, seco y árido. Ya no hay duda de que el agua corrió por la superficie de Marte. Su existencia nos lleva a un Marte más cálido y con una atmósfera más densa en el pasado, hace 3.800 millones de años. Ahora bien, ¿ha habido agua superficial en épocas recientes? Es posible. Se ha descubierto toda una red de cauces secos jóvenes y torrenteras formadas en épocas recientes.

Los caudales máximos de algunos canales marcianos fueron mucho mayores que los máximos caudales que han fluido en nuestro planeta. Por el Ares Vallis –la zona por donde estuvo paseando el Sojourner en el verano de 1997- circuló un caudal de ¡1.000 millones de metros cúbicos por segundo! Por el Amazonas circulan 300.000, y la gran catarata que rellenó el Mediterráneo a través de Gibraltar cuando se secó hace 5,5 millones de años llevaba tan sólo 60 millones.

En el planeta rojo no ha sucedido como en la Tierra, donde el agua líquida ha estado presente desde sus inicios, hace 4.000 millones de años. En Marte ha habido agua de forma esporádica, probablemente de forma repetida pero quizá efímera. ¿Hubo alguna vez un océano? No está muy claro. Es el Oceanus Borealis en las llanuras del tercio norte del planeta: 65 millones de metros cúbicos y 1.700 m de profundidad media, que habría coexistido hace con un gran Polo Sur. Un enigma que se une a uno de los grandes misterios de la planetología: ¿cómo ha llegado Marte a su clima actual?

Ahora bien, si hubo momentos en los que sobre su superficie corrió agua líquida, ¿pudo en algún momento de su historia pudo albergar vida?