Marte espectacular

La geología marciana es una de las más completas y espectaculares del Sistema Solar.

Posee regiones que datan de los inicios del Sistema Solar, de la época conocida como el Gran Bombardeo Meteorítico hace 4.000 millones de años, y zonas con actividad geológica reciente, donde aparecen algunas de las formas más espectaculares de actividad geológica: los volcanes más grandes y los cañones más profundos de todo el Sistema Solar.

No está muy claro si hubo en algún momento movimientos tectónicos en Marte, aunque la idea de que los hubiera hace 4.000 millones de años va ganando adeptos lentamente.

En Marte no ha cadenas montañosas y, salvo las zonas de sedimentación, toda la corteza parece volcánica: no hay granitos como los que forman los continentes en la Tierra.

 

La dicotomía, un escarpe de 5 km de altura separa Marte en dos regiones

 

Marte está partido en dos: las tierras del Norte están más bajas que las del Sur. El escarpe que las separa se llama dicotomía o límite 1/3-2/3, y tiene hasta 5 kilómetros de altura. Es uno de los mayores misterios del planeta rojo y muchos piensan que representa la línea de costa de un antiquísimo océano. Y no solo eso. Los terrenos antiguos y modernos no están mezclados, sino que se encuentran nítidamente separados: los antiguos se encuentran en el hemisferio Sur y los modernos en el Norte.

 

 

 

Cráteres en el hemisferio sur marciano

 

 

 

El hemisferio sur está sembrado de antiguos cráteres de impacto meteorítico, tantos como la Luna, y allí vemos las redes de valles.

 

 

 

 

El hemisferio Norte tiene muy pocos cráteres; es un gran espacio vacío, Vastitas Borealis, el Desierto del Norte, la superficie más plana del Sistema Solar. Tiene 7.700 km de diámetro y parece haber sido formado por el impacto de un asteroide de casi 400 km (Ceres, el más grande del Sistema Solar, mide 300 km). El borde no es circular, sino irregular, posiblemente debido a la erosión. Otros geólogos opinan que no se trata del borde de una cuenca de impacto, sino el de una antigua placa litosférica.

 

La planicie de Vastitas Borealis desde la sonda Phoenix de NASA

 

 

El domo de Tharsis y los volcanes marcianos

 

 

El Ecuador está dominado por el domo de Tharsis, una cúpula (una estructura de gran pendiente formada por coladas de lava) tan grande como Asia y cuyo centro se eleva 10 kilómetros. Sobre ella se encuentran volcanes gigantes, los más altos del Sistema Solar: el mayor es el monte Olimpo, de 27 kilómetros de altura. A 1.000 kilómetros de allí nos encontramos con el segundo más alto, el Monte Arsia, que posee la mayor caldera volcánica del Sistema Solar, un círculo casi perfecto de 180 kilómetros de diámetro.

 

 

 

 

 

Casi todas las fallas de Marte son radiales o concéntricas a Tharsis. En una de ellas, radial, se formó un desfiladero de proporciones planetarias: Valles Marineris. Esta gigantesca cicatriz marciana se encuentra al sur de Tharsis. Es el Gran Cañón marciano, un desfiladero de proporciones planetarias: 2.900 km de largo, una anchura entre 100 y 600 km y una profundidad de hasta 10 km. El Cañón del Colorado es 30 veces menor. Lo más parecido en la Tierra son los valles de Rift de África oriental.

 

Valle Marineris

 

 

Cydonia (G. Neukum (FU Berlin) et al.,Mars Express, DLR )

 

 

 

 

Montes-isla de Cydonia, el “Monument Valley” marciano: un paisaje de cientos de mesas con techo más o menos plano. Una de ellas es la famosa “cara”, que las revistas pseudocientíficas vendieron como una construcción alienígena. Incluso algunos quisieron ver pirámides al estilo egipcio.

 

 

 

 

 

 

 

Hellas planitia

 

 

 

En el hemisferio sur se encuentra una de las mayores cuencas de impacto (el nombre que reciben los cráteres más grandes) del Sistema Solar: Hellas, de 2.000 km de diámetro. En total hay 19 de estas cuencas. Las naves Viking de la NASA contabilizaron hasta 43.000 marcas de colisiones. En la Tierra tenemos 150.